Gatos: del “no-no” al “sí, acepto”

Al final, creo que lo importante es ir resolviendo cada problema a la vez y nunca perder de vista que las mascotas, como muchas de las cosas que tenemos en nuestras vidas, son elecciones y somos responsables de ellas y en esa responsabilidad, debemos reconocer que siempre actuamos tratando de tomar las mejores decisiones dentro de nuestras capacidades y posibilidades, y que son las acciones las que nos definen como personas.